Mi hijo coje poco peso

La preocupación por que los bebés vayan cogiendo peso es muy usual entre las madres lactantes, pero en la mayor parte de los casos todo va bién y el pequeño gana apropiadamente. A menudo las madres tienen esta percepción por el percentil en el que está su hijo cuando pasan una revisión. Hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • La mayor parte de las gráficas de peso y longitud de que disponemos en la actualidad están confeccionadas con pequeños que en su mayor parte fueron alimentados con biberón y forman solo una ayuda orientativa en tanto que los bebés alimentados con leche artificial son más gordos que los amamantados. La OMS ha liberado unas nuevas gráficas de pesos en 2006 con datos de niños bien alimentados al pecho: http://www.who.int/childgrowth/standards/es/
  • Las gráficas se efectúan con datos estadísticos, es decir, son un “modelo estadístico”, luego la mitad de los bebés normales están bajo la media. Hay que fijarse también en el resto de la valoración clínica del niño: su aspecto, vivacidad, si moja cuatro-cinco pañales diarios,… que solo en el dato del peso.
  • Además, es más importante ver cómo evoluciona el niño que ver el peso en un solo instante determinado. Orientativamente, podríamos decir que un bebé normal debería ganar unos 20 o 30 gramos al día durante las primeras 6 semanas. Este dato, además, habrá que corregirlo con los estándares de desarrollo de la OMS, según la edad, sexo, peso al nacer, etc…
  • El desarrollo del pequeño debe supervisarlo el pediatra en la consulta. No hay que obsesionarse con pesarlo cada semana una vez que pasa el primer mes. Salvo que por las circunstancias de tu bebé, debas realizar un seguimiento más exhaustivo indicado por tu pediatra.

En caso de que tu hijo realmente esté cogiendo poco peso se debe ver cual es el motivo. Si se está alimentando con leche materna pueden ocurrir las siguientes circunstancias:

El bebé no tiene fuerza suficiente para extraer toda la leche necesaria

A veces, algunos bebés no consiguen vaciar del todo el pecho, esto junto con que la leche del final del pecho es la que más calorías tiene lleva a que no obtenga el suficiente alimento. Si este es el caso lo mejor es ayudarle mientras va cojiendo fuerzas.

Con un sacaleches puedes vaciarte los pechos y luego darle la leche una vez que el niño no quiera más pecho.

La madre no tiene suficiente leche

Para eso también hay solución, pero no es sencilla. Para empezar se debería empezar a complementar las tomas con leche de formula, por que lo más importante es que el niño se alimente. Para continuar, si se quiere volver a llevar una lactancia materna exclusiva, se deberá estimular la generación de leche.

En este punto hay que preguntar al especialista pero las directrices básicas a seguir son las siguientes:

  • Darle el pecho a demanda
  • Que las tomas durante el día sean cada dos horas y por la noche cada cuatro.
  • Vaciarse el pecho tras cada toma, el estímulo de que se agote pecho indica al cerebro que ha de producir más leche.
  • Si el niño no quiere tomar tan a menudo te puedes valer de un sacaleches y después darle esa leche.

Una vez que el niño vaya cogiendo peso y la madre produciendo más leche se le debería retirar la leche de formula.

Recomendaciones para evitar que se acostumbre al biberón

Un peligro que tiene que el bebé use biberón es que se acostumbre a el y despues rechace el pecho, al ser más sencillo tomar el biberón que alimentarse del pecho. Para esto existen diferentes métodos para darle de comer:

  • Biberon cuchara: Se trata de una especie de cucharillas con un deposito, con este método estarás alimentando a tu hijo vertiendo leche en su boca poco a poco directamente. Aquí tienes un ejemplo.Cuchara-biberón Medela SoftCup
  • Biberones que simulan el comportamiento del pecho. El gran referente en este punto es la tetina Calma de Medela.
  • Relactadores: en este caso se trata de una sonda que te colocas en  el pezón que has llenado previamente con leche materna. De esta forma, al succionar el bebé del pecho toma leche de la sonda y del pecho además de estimularlo para producir leche. Un ejemplo, es el sistema de alimentación suplementaria de Medela.

 

Deja un comentario