Extracción y almacenamiento de leche materna

Extracción de leche materna

A lo largo de la lactancia materna habrá momentos más o menos puntuales en los que deberás separarte de tu hijo y no podrás darle el pecho. Ya sea por la toma de algún medicamento, porque te incorporas a trabajar o porque quieres tener un poco de autonomía deberías saber que existen diferentes técnicas para sacarte la leche materna.

Extracción manual de leche materna

Si solo vas a necesitar sacarte leche de una forma muy puntual puedes hacerlo de forma manual, solo tienes que seguir unos sencillos pasos y con un poco de práctica conseguirás sacarte suficiente leche.

  • Antes de empezar:
    • Lávese bien la manos, mantener una correcta higiene es siempre importante y más cuando hay bebés de por medio.
    • Prepare un recipiente donde recolectar la leche y lávelo bien, no es necesario esterilizar. Debido a que no es fácil “apuntar” mejor que la boca sea ancha.
    • Masajéese los pechos: Para estimular la producción de leche es recomendable darse un masaje en los pecho y/o aplicar unas toallitas tibias sobre el pecho. Para masajear el pecho realiza movimientos suaves hacia abajo y desde fuera hacia la aureola.
  • Sacarse la leche
    • Sujétese el pecho con la mano en forma de “C”, dejando unos 2-3 cm desde los dedos al pezón. Deberás ajustar esta posición hacia delante o detrás según compruebes que te es más efectivo.
    • Presiona el pecho contra tu cuerpo
    • Realiza la acción de ordeñar, apretando la mano tire hacia afuera. Los dedos no deben deslizarse por el pecho, deben de seguir en el mismo punto.
    • Repetir este movimiento sujetando el pecho desde distintas posiciones, girando la mano. De esta forma “exprimes” todo el pecho y no solo una zona.

Habitualmente, se tarda en extraerse la leche manualmente entre 20 y 30 minutos una vez que le has cojido el punto. Es recomendable cambiar cada 5 minutos de pecho para no hacerte daño.

Extracción de leche materna con sacaleches

Aunque extraerse la leche de forma manual no hace falta nada y hay mujeres que consiguen vaciar los pechos en pocos minutos lo habitual es que sea una tarea bastante tediosa, cansada y un poco complicada hasta que aprendes.

Para ayudarte con esta tarea existen los sacaleches. Existen sacaleches para todos los bolsillos y dependiendo de cual vaya a ser el uso que le vas a dar te puede convenir uno u otro. Su principal ventaja es que son mucho más cómodos y sencillos que la extracción manual. En este enlace podrás conocer todo acerca de los sacaleches, Aqui te dejo en líneas generales los tipos y usos de los distintos sacaleches.

  • Sacaleches eléctricos:
    • Orientados a un uso más o menos frecuente.
    • Existen de una o dos copas, siendo los simples para uso ocasional-frecuente y los dobles los orientados a un uso diario.
    • Necesitas unos diez minutos por pecho, luego con el sacaleches simple necesitarás 20 minutos para extraerte ambos pechos y con el doble solo 10 minutos.
  • Sacaleches manuales
    • Están orientados a un uso esporádico u ocasional, no más de un par de veces por semana.
    • Funcionan dándole a una palanca con la que se realiza la fuerza de succión.
    • Necesitas de unos 10-15 minutos por pecho, luego para vaciar ambos pechos necesitarás unos 30 minutos.

Consejos antes de extraerte leche

Hay que cuidar la higiene durante los primeros meses de vida de tu hijo, al igual que cuando cocinas o vas a comer te tienes que lavar las manos, cuando das el pecho o vas a extraerte leche también. ¿Hay que volverse paranoica? No, estas son las directrices básicas que se deben seguir:

  • Lávate las manos antes de extraerte leche o tocarte el pecho.
  • La higiene del pecho ha de ser la normal, una ducha diaria, un lavado excesivo podría llevar a la aparición de gritas en el pezón.
  • Usa discos absorbentes para mantener el pecho seco y la ropa limpia.
  • Es preferible no usar cremas en el pezón ya que cuando vayas a extraerte la leche podrían pasar a la leche.
  • Para almacenar la leche se deberán usar recipientes estériles, ya sea en bolsas diseñadas para almacenamiento de leche materna, o en recipientes esterilizados aptos para bebés como pueden ser los biberones.

Almacenamiento y conservación de la leche materna

leche materna almacenada
leche materna almacenada

Hay que tener en cuenta que la leche materna no está pasteurizada, es decir, tiene unas pocas bacterias que cuando el bebé toma la leche directamente del pecho no suponen ningún problema, pero que pueden proliferar si no se conserva correctamente la leche. A continuación he elaborado una tabla resumen:

Tipo de lecheTemperaturaTiempoLugar
CalostroAmbiente12 a 24 horas
Leche Madura25º4 a 8 horas
 19 y 22 º10 horas
 15 º24 horas
 0 y 4º5 a 8 díasFrigorífico
 -6 y -12 º2 semanasCongelador de 1 o 2 estrellas
 -18 º o menos6 mesesCongelador 3 o 4 estrellas
Leche descongelada0 y 4º24 horasFrigorífico

Nota: Para controlar el tiempo que lleva la leche almacenada deberás etiquetarla siempre

Recuerda que para congelar y almacenar la leche has de usar recipientes de plástico duro apto para almacenar alimentos, cristal o bolsas de almacenaje de leche materna.

Descongelar la leche materna

Cuando necesites usar la leche que has congelado debes tener en cuenta lo siguiente:

  • La leche materna nunca debe hervir.
  • Tampoco debes usar el microondas.
  • Como todos los alimentos descongelados, se han de consumir pronto, se recomienda almacenarla en el frigorífico durante no más de 24 horas.

Esto nos deja para descongelar la leche, los métodos clásicos:

  • A temperatura ambiente.
  • Bajo el grifo, con agua templada (seamos un poco verdes, de esta forma se desperdicia mucha agua)
  • Al baño maría, es decir, poniendo en recipiente en un cazo (u otro recipiente) con agua templada y si se enfría demasiado cambiarla. No es recomendable poner el cazo al fuego ya que nos podemos pasar calentándola.
biberón leche materna
biberón leche materna

Un último consejo: por higiene, si creemos que nuestro bebé no va a acabarse toda la leche descongelada en una toma es recomendable servir en el recipiente donde le vayamos a dar la leche pequeñas cantidades y no usar el recipiente original, de tal forma que la saliva de nuestro hijo no entre en contacto con el recipiente original y así poder usar dicha leche en la siguiente toma.