Problemas comunes en la lactancia que permiten continuarla

A menudo, muchas madres dejan de forma precoz la lactancia por que le surge alguna complicación o dolor. La mayoría de los problemas con los que nos podamos encontrar no conllevan que se deje la lactancia. Estos son los más comunes:

Dolor cuando das el pecho

bebe tomando el pecho

bebe tomando el pecho

Tras dar a luz comienzas a darle a tus pechos una tarea que nunca han realizado, producen leche y el bebé se nutre de ellos. Es normal que durante un tiempo no excesivamente largo, te duela mientras das el pecho. Deberás esperar un tiempo hasta que los pezones se endurezcan y adapten a esta nueva tarea. Si este dolor inicial persiste más allá de la primera semana pregúntale a tu matrona por si estuvieses haciendo algo mal.
Además, debido a la sensibilidad de los pezones se pueden producir grietas que pueden lleva a una infección por hongos. Como comentábamos en esta entrada, en el punto 6, es recomendable durante las primeras semanas dejar secar los pezones al aire tras las tomas. Si crees que te está saliendo alguna grieta, darte con aceite de oliva, leche materna o alguna crema como Purelan 100 de Medela. Si crees que puede estar empezando una infección lo mejor es que vayas al médico lo antes posible para atajar el problema.

Ingurgitación del pecho

Se llama ingurgitación a la congestión que se produce en el pecho por la excesiva acumulación de leche. Es algo muy habitual durante los primeros días, sobre todo desde el tercer día tras el parto. Los síntomas que se suelen dar son sensación de calor y dureza en el pecho. Debido a la dureza del pecho, al bebé le costará agarrarse al pecho y deberás ayudarle tu. Esto se realiza sujetando el pezón y ayudando a que toda la aureola entre en su boca.

Pezones planos

En los casos en los que la madre tiene los pezones planos o pequeños es posible que al bebé le cueste agarrarse al pecho. En este caso hay dos opciones, primero ayudar al enganche del bebé apretando la aureola para que salgan los pezones. Si esto no es suficiente también valdrá el uso de pezoneras de caucho o, en último caso, el uso de un sacaleches para extraer la leche materna y después dársela con un biberón o una cucharilla.

Mastitis

Un mastitis es una inflamación del pecho y suele producirse por la obstrucción o falta de drenaje de algún conducto de la mama. La resolución de este problema lo deberías llevar con tu médico o matrona ya que puede ser necesario el uso de antibióticos o antiinflamatorios. Duele cuando pones a tu hijo a mamar de ese pecho, pero es necesario para que se drene el pecho y te cures. Como alivio casero suele venir bien aplicar calor local en el pecho, sobretodo tras la toma. En caso de tomar algún antiinflamatorio, es conveniente que compruebe es compatible con la lactancia (e-lactancia.org)

Falta de leche

Muchas madres, sobretodo novatas, piensan que no tiene suficiente leche o que no es de buena calidad, lo cual es erróneo. Por ejemplo, se da el caso que la calidad de la leche se mantiene incluso con madres malnutridas. El cuerpo humano es muy inteligente! La leche materna siempre es adecuada y satisface nutricionalmente al bebé. Es normal que los bebés hagan muchas tomas, alrededor de 8, los primeros días, pero esto es debido a que la leche materna es de muy fácil digestión. Además el estómago del bebé es minusculo los primeros días. También tienes que tener en cuenta que no siempre que el niño llora es porque tiene hambre.
Uno de los motivos que más suele perjudica a la producción de leche es el estrés. Debes combatir el nerviosismo, ansiedad o desconfianza. El mejor consejo en caso de que creas que produces poca leche es que te tranquilices, ya que seguramente produzcas suficiente.

En caso de que realmente no produzcas suficiente leche puedes realizar una lactancia mixta, es decir, complementar la lactancia materna con fórmula. Así tu hijo se podrá seguir beneficiandose de los beneficios de la lactancia materna.


Categorised in:

Deja un comentario