Educar jugando. Sí a los juegos creativos y educativos

El desarrollo de la creatividad en los niños debería ser una de las actividades fundamentales a tener en cuenta durante la educación y el desarrollo de los más pequeños.
Pero, ¿qué es la creatividad? La creatividad es la capacidad o facilidad para inventar o crear algo.
A veces pensamos en los famosos juegos de siempre” sin darnos cuenta que en casi todos aprendíamos creando: dibujar, colorear, jugar con plastilinas, puzzles, juegos de piezas como Lego o Playmobil.
Desde siempre los niños se han divertido creando e incluso han adquirido conocimientos de cultura general con juegos como El primero de la clase o el Trivial, un juego para niños más mayores y adultos.
Todos estos juegos, creativos y educativos, a los que a veces no otorgamos importancia tienen una serie de connotaciones positivas para los más pequeños que merece la pena resaltar.
Con ellos los niños comienzan a pensar por sí mismos, fomentando así su propia curiosidad, generando ideas propias y potenciando en ellos ideas personales sin que tengan miedo a equivocarse.
Y qué importante es dejar atrás ese tipo de miedos a edades tan tempranas…
Una vez que experimentan sin miedo construyen nuevos aprendizajes que harán que su propia autoestima y la conciencia que tienen de sí mismos aumente, dándoles una seguridad fabulosa para que expresen así sus sentimientos, emociones o ideas como hemos recalcado anteriormente.
Además, este tipo de juegos que les aportan conocimientos nuevos y les permite desarrollar su propia creatividad les facilitará el hecho de aprender a trabajar en equipo al mismo tiempo que promovemos la importancia de la libertad de expresión en los pequeños.
La creatividad implica descubrimiento, imaginación, improvisación. La creatividad debe estimularse y ejercitarse como si se tratara de un músculo de nuestro cuerpo.
Los niños pueden realizar estos ejercicios jugando libremente, creando, al mismo tiempo que se divierten, desarrollándose así como personas creativas y por qué no, felices.
Con el tiempo, nos damos cuenta que el acto de crear es un ejercicio útil que nos pone a prueba y que vale la pena integrar en nuestras vidas.
¿Y qué pasa con los juegos de mesa? Estos también fomentan la creatividad y la adquisición de conocimientos desde los niños más pequeños a los adultos. Juegos como el Trivial, del que hablamos antes, Tabú, Monopoly o Party, son perfectos para pasar ratos con la familia o amigos.
Divertirnos, aprender y crear. Aprender jugando, aprender divirtiéndonos como método de educación fundamental para con los más pequeños.
Escrito por Indiana Tirado

Deja un comentario